La maleta psicológica de las vacaciones

La maleta psicológica de las vacaciones

La maleta psicológica de las vacaciones 1280 853 Ares Zamora Psicología

Es verano. Y con el verano, a muchos, les llegan las vacaciones. Algunos son rápidos y las hacen en junio. A otros les toca esperar a agosto, o incluso septiembre. Aunque lleguen cuando lleguen, siempre son esperadas y deseadas. Hay personas que se van lejos y recorren mundo. Otras van a países cercanos o se mueven por el propio. Y otras, se van unos días a desconectar al pueblo. Vayas donde vayas, las vacaciones siempre son un buen plan. El cuerpo y la mente también necesitan descansar y desconectar. Por eso, he preparado los siguientes puntos para disfrutar de las vacaciones como se merece. Porque a eso, también se aprende. E igual de importante es preparar la maleta de la ropa, que la de la mente. 

Psicoconsejos para hacer la maleta psicológica de unas buenas vacaciones:

  1. El trabajo no monta en el avión. Y digo esto porque hay personas que les cuesta desprenderse del trabajo. Seguramente queden cosas por hacer. Muchas. Pero necesitas descansar, entre otras, para luego poder ser eficaz. Llevarte el trabajo de vacaciones no ayuda en nada. Así que termina lo que puedas terminar antes de marchar y el resto, organízatelo y planifícalo ya para la vuelta. Nada es tan urgente e importante como parece, excepto dos cosas: tu salud y bienestar.
  2. La maleta, a fuego lento. Aunque entiendo que no siempre se puede. Precisamente yo, no soy la más indicada para hablar de este punto. Pero lo cierto es que ir preparando poco a poco la maleta y elaborar una lista con las cosas que vas llevar, aparte de ir tú con menos estrés y más relax, te permite anticipar mentalmente las vacaciones. Y eso, te hace conectar, visualizar y anticipar lo bueno que vendrá.
  3. Que no falte una cámara y un buen libro. O cualquier elemento que para ti sea importante y te ayude a descansar, desconectar y disfrutar. Las vacaciones es el período ideal para hacer todas aquellas cosas que durante el año no puedes hacer, o no puedes hacer tanto como te gustaría. Engancharte a un buen libro, escribir, dibujar, pintar, fotografiar, hacer deporte en la naturaleza, echar siestas de las buenas o simplemente, no hacer “nada”. Sea una cosa u otra, que sea lo que a ti más te apetezca.
  4. El reloj y los dispositivos electrónicos, también quieren vacaciones. Una vez conocí a una persona que durante el año siempre llevaba reloj, pero nunca en vacaciones. Y me pareció muy buena idea. Hacer eso no siempre es posible, sobre todo si tienes niños pequeños. Pero para el resto, es una sensación muy placentera. Te ayuda a fluir. Y es una forma de contribuir a vivir las vacaciones de forma más flexible y relajada. Y lo mismo con la tecnología. Los móviles sacan fotos fantásticas que te puede apetecer compartir o lo que sea. No hay problema. Pero cuidado con no caer en la trampa de estar conectado al mail, sobre todo los que lo recibimos en el móvil. Porque al final te puede dar la sensación de no haber desconectado. Así que, igual que al trabajo, en vacaciones no dejemos que nos quiten tiempo de estar disfrutando.
  5. Las guerras, que sean de agua. En vacaciones hay convivencia. A veces más que la habitual durante año. Y con la convivencia, pueden llegar los roces. Y eso es una pena. Bieninterpretar ayuda bastante más que malpensar. Respira hondo, inspira calma y piensa si eso que estás malinterpretando puede tener otra interpretación. Tómate las cosas con más tranquilidad y flexibilidad. A otro ritmo. Y si tienes que hacer alguna crítica, que sea constructiva. Realmente, aporta mucho más poner el foco en lo que suma y une que en lo que separa. Así que las guerras, dejémoslas mejor para hacerlas de agua.
  6. Conecta con lo sencillo. Y con el punto 6, llegamos al último psicoconsejo. No se necesita estar en un cinco estrellas para disfrutar de las vacaciones. De verdad que no. Aquello que nos va a marcar de las vacaciones son los momentos y las cosas sencillas que ocurren en ellos. Un atardecer, refrescarse en una terraza, disfrutar de un helado, bañarse en el mar, las cenas en el aire libre, las personas con las que compartes el verano… Los que me conocéis ya sabéis que yo a eso le llamo exprimir los pequeños momentos, como no, #conlos5sentidos.
Comparte!

Te informo que la información que nos facilitas será tratada por Ares Zamora, responsable de la web, a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con mis productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante el consentimiento por tu parte. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en info@areszamorapsico.com.

    Te informo que la información que nos facilitas será tratada por Ares Zamora, responsable de la web, con el fin de tratar tus datos para atender tu solicitud. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en info@areszamorapsico.com.