Las 6 bases prácticas de la felicidad

Las 6 bases prácticas de la felicidad

Las 6 bases prácticas de la felicidad 1920 1257 Ares Zamora Psicología

El otro día vi un vídeo del psicólogo y profesor de Harvard Tal Ben-Shahar, hecho por el BBVA y El País. En ese vídeo, Tal Ben-Shahar daba seis consejos prácticos para trabajar la felicidad. Aunque a alguno le sorprenda, sí, la felicidad se trabaja. Es cierto que hay situaciones que dan pie a que de forma “natural” sintamos emociones que nos hagan experimentar alegría o placer. Pero la felicidad, si queremos que tenga una base sólida, tenemos que enfocarla como una carrera de fondo.

La felicidad no es estar siempre riendo y contentos. Tampoco es no sentir emociones como la tristeza, el miedo o la decepción. Hay mucho mito suelto y mucho gurú que es importante que filtremos. El bienestar es un concepto complejo que se estudia desde la psicología y que se puede trabajar a través de diferentes áreas, de la misma forma que si queremos mejorar nuestra salud física, añadiremos el ejercicio físico a nuestra vida, comeremos más sano e invertiremos el tiempo adecuado para descansar, entre otros pilares más.

Para poder trabajarlo, a continuación os dejo los 6 consejos que dio el profesor en el vídeo, destacando entre comillas los apuntes importantes que dijo. Consejos prácticos para alcanzar la felicidad:

  1. Las relaciones. “Las relaciones son el indicador número uno de la felicidad. Las relaciones reales, a la cara, íntimas y profundas”. Seguramente la mayoría de nosotros conocemos a un montón de personas. Pero si nos paramos a pensar en aquellas en las que confiamos, podemos acudir cuando las cosas van mal y con las que podemos compartir aquellos hechos personales más importantes, el número se reduce una barbaridad. Dice el dicho que los amigos de verdad se pueden contar con los dedos de una mano. No sé si de una mano, de dos o de tres, pero lo que está claro es que hay que cultivar esas relaciones. Sean familiares, de pareja o de amistad. Y para cultivar, hace falta poner dedicación y tiempo. Todos sabemos que quien quiere tener un jardín bonito, tiene que ocuparse de las flores y las plantas. Si no las riegas, si no las cuidas, mueren. Pues lo mismo pasa con las relaciones. Llama a ese amigo, pregúntale a tu pareja cómo le ha ido el día, interésate por la salud de los tuyos, saca tiempo en la agenda para ese café que tienes pendiente… La vida tiene sentido por aquellos con los que la compartimos. Cuidemos esa faceta, porque sin duda nos aporta la mayor riqueza.
  2. Simplificar nuestra vida. “Simplificar pasando tiempo con un amigo o leyendo, pero haciendo una sola cosa. Yo les llamo islas de la cordura. Es muy importante tener islas de la cordura en este tiempo frenético”. El psicólogo Ben-Shahar les llama islas de la cordura, yo le llamo exprimir momentos #conlos5sentidos y tú puedes buscar el nombre que más te guste y encaje. Pero lo importante es que nos quedemos con la idea del concepto. Se tiene tendencia a ir rápido, a hacer mil cosas a la vez, viviendo acelerados. Y así, se nos escapan muchas cosas. Cuando estés por ejemplo cenando con un amigo, céntrate en ese amigo. En la conversación, en el sabor de los alimentos que coméis, en las risas o en sacaros una foto si os apetece. Recrearse en el momento y ser consciente de estar viviéndolo. Ya tendrás luego tiempo de contestar correos, mensajes, de pensar en la lista de la compra o de realizar la tarea que tengas pendiente. Después tu amigo ya no estará, aprovéchalo ahora que lo tienes presente. Me gustaría añadir también en este punto el concepto de relativizar. A veces nos enredamos con historias o situaciones que no tienen mayor importancia. Quizás si en ese momento nos preguntásemos: “¿esto realmente tiene la importancia y magnitud que le estoy dando?, elegiríamos mejor nuestras “batallas”.
  3. Hacer ejercicio. “Basta con hacer treinta minutos tres veces a la semana de ejercicio, aeróbico o por intervalos”. No soy preparadora física y por tanto el tipo de actividad, la frecuencia y cómo hacerlo, es un tema que se me escapa y que un profesional cualificado seguramente nos aclararía estupendamente. Pero desde la psicología sí sabemos todos los beneficios a nivel psicológico que obtenemos al practicar ejercicio. Seguramente daría para un o varios capítulos aparte, pero resumiendo lo importante: muévete. Muévete porque favorecerás tu salud. Muévete porque te verás mejor. Muévete porque entrenarás valores. Y muévete porque te sentirás mucho mejor.
  4. Darnos permiso para ser humanos. “Dejar que las emociones dolorosas fluyan a través de nosotros, ya sea hablando con alguien, llorando o escribiendo un diario”. Lo decíamos antes: la felicidad no es estar todo el día de risas y no sentir emociones que duelen. Al contrario. La vida tiene momentos increíbles y maravillosos. Pero también tiene momentos duros, injustos o que duelen. No hace falta irnos al extremo como es la muerte de un familiar, que todo el mundo entendemos que es un hecho muy triste. A veces son pequeñas cosas del día a día. Una decepción con un amigo, sentirte perdido y con dudas, cuando algo no sale bien, estar más cansado… Importa dar espacio a esas emociones, aceptarlas, entender por qué están y dejarles su espacio. Por más que las niegues, no se van a ir. La felicidad también pasa por esas emociones. Por dejar que estén, por comprenderlas, darles normalidad y por permitirte sentirlas. Ser humano es fantástico, nos permite sentir. Y sentir emociones, nos hace sentir vivos.
  5. Expresar gratitud y apreciar lo que tienes. “Creemos que vivimos una vida pero en realidad vivimos un número infinito de vidas, porque en cada momento hay posibilidades infinitas. Elegir ser agradecidos para que nuestra vida vaya por un camino más positivo. Ser felices se elige. Expresa gratitud, escribiendo en un diario o compartiéndolo con la familia a la hora de la cena”. La gran mayoría de nosotros somos afortunados. Muy afortunados. Podemos salir a la calle con tranquilidad, vivimos en lugares seguros. Tenemos hambre y tenemos comida para comer. Nos podemos duchar a diario. Tenemos una cama en la que dormir y una casa a la que acudir. Y además, aún nos podemos permitir lujos como salir a cenar fuera, ir al cine o incluso ir de vacaciones. Hay gente que dirá que todo esto lo da por hecho. Pero si conociésemos otros lugares y otras personas que por ejemplo su mayor “lujo” es poder hacer una comida al día, quizás nos daríamos cuenta de la inmensa suerte que tenemos. Si echáis un vistazo al perfil de instagram de @pericoherraiz entenderéis de lo que hablo. Valora, aprecia y agradece. Verbalízalo o piénsalo por dentro. Disfrútala también, por supuesto. Pero sobre todo, no te olvides de ser consciente de esa gran suerte.
  6. Actividades con significado y placer. “Buscar tantas actividades como sea posible que nos proporcionen significado y placer. Solamente una hora al final del día haciendo algo que sea significativo y placentero. Dedicándonos a nuestro hobby, pasando tiempo con alguien… Eso puede contribuir a crear la felicidad del día y con el paso de los días, a una vida más feliz”. Está claro que no podemos pasarnos el día disfrutando y haciendo todo lo que nos apetece. Esto es el planeta Tierra. Pero de ahí a no disfrutar nada, va un escalón gigante. Disfrutar no está solo pensando para las vacaciones y el verano. Una hora al día, o el ratito que pueda caber en tu agenda y horario. Quizás tienes que quitar tiempo de tele o redes sociales para ganar ese rato, cuestión de organizarse. Pero dedica pequeños espacios diarios a hacer aquello que para ti tiene un significado. Tiempo para cultivar relaciones, para hacer aquello que te llena o para desconectar y relajarte. Aquí entran también los gestos o actividades altruistas. Ayudar a los demás, desde dejar tu asiento a alguien mayor hasta hacer un voluntariado, no solo tiene gran significado para ti y los demás. Sino que además dejas una huella que no se borra jamás.

Siempre nos marcamos objetivos y metas: en el trabajo, en nuestra vida personal, en fin de año, en septiembre, en vacaciones… cosa que está genial. Quizás estaría bien añadir también objetivos de vida. Y la felicidad, entendiéndola como la hemos definido en este artículo, me parece un objetivo de vida de lo más bonito.   

Comparte!

Te informo que la información que nos facilitas será tratada por Ares Zamora, responsable de la web, a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con mis productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante el consentimiento por tu parte. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en info@areszamorapsico.com.

    Te informo que la información que nos facilitas será tratada por Ares Zamora, responsable de la web, con el fin de tratar tus datos para atender tu solicitud. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en info@areszamorapsico.com.