Somos aciertos y somos errores

Somos aciertos y somos errores

Somos aciertos y somos errores 1920 1285 Ares Zamora Psicología

La semana pasada cometí un error en un storie de instagram en referencia a un partido de fútbol. En mi cabeza quería poner “tiempo añadido” pero en el storie, no sé por qué, puse “prórroga”. Gracias a que un amigo se dio cuenta y me avisó, pude rectificarlo. Me reí del tema y de mí misma por la patinada. Al final se trataba solo de una anécdota. Pero me dio que pensar el tema. Porque de nuestros éxitos hablamos con la boca bien grande. Pero cuando cometemos un error, escondemos la cabeza y muchas veces, se intenta tapar ese error como si no hubiese pasado nada. ¿Por qué? Tan naturales son los aciertos como los errores. Pero parece ser que a pesar de su naturalidad, no están tan bien aceptados los segundos respecto los primeros. Todo el mundo cometemos errores y eso lo sabemos todos. Por eso, es un sinsentido el jugar al juego de “yo no me equivoco y si lo hago, no te vas a enterar ni por asomo”.

Quizás si nos diésemos licencia para fallar, seríamos más compasivos con los demás y sobre todo, con nosotros mismos. Además, bajo mi punto de vista, la sociedad sería más humana y viviría más tranquila. Así que por si ayuda a familiarizarse con el tema, a continuación dejo 5 claves para manejar mejor el error:

  1. El error NO te define. Quizás te puede parecer una contradicción por el título que he puesto en este artículo. Pero lo que quiero decir con este punto es que tú no eres menos listo, bueno, inteligente, interesante, etc. por haber cometido un error. Los errores forman parte de ti y de tu experiencia. Pero no hablan de ti. Lo que habla de ti son tus valores y tus características como persona.
  2. Te enseña y aprendes. Si tú quieres, claro. De todo se puede sacar algo. Seguro que hay mil cosas que has aprendido que, seguramente, si no hubieses fallado antes, ahora no las sabrías. Para eso están los errores. Para enseñarnos cosas. Y aprender de ellas. Así que puedes girar la tortilla y verlo como: “con error al canto… soy un poco más sabio”.
  3. Te hace ser más humilde. Esta otra es una parte que también me gusta mucho de los errores. En cierto modo, te hacen poner los pies en la tierra. Te recuerdan que no eres más que nadie, que tú también te equivocas y que por eso mismo, siempre es bueno ir con humildad por la vida. Ojo, ir con humildad no significa no estar orgulloso de tus éxitos ni no poder hablar de ellos. Al contrario. Las personas con una autoestima sana reconocen sus aciertos y están orgullosas de ellos. Y además, no esconden sus errores. Porque saben que también los tienen y que un error, puede ser un buen aprendizaje.
  4. Repara si te has equivocado. Es importante tener bien presente esta parte. No pasa nada por fallar. Pero luego hay que reparar. Pide perdón, rectifica, pregunta cómo puedes solucionarlo, muestra interés y esfuérzate por arreglarlo. Hay cosas que igual necesitan tiempo o que no dependen directamente de ti. Respetar ese espacio y tiempo también forman parte de reparar. Lo importante es que por tu parte, sea lo que sea, hayas tenido ese gesto de quererlo arreglar y reparar.
  5. No te des palos. Tan importante este punto como el anterior. Porque tan importante es saber pedir perdón como saberse perdonar. Sí, has metido la pata. Hasta el fondo quizás. Pero si hubieses sabido que la metías, seguramente no lo hubieses hecho. O sí, no lo sé. Quizás necesitabas hacerlo. Lo que está claro es que lo hecho, está hecho. Así que saca un aprendizaje de ello. Perdónate por cometerlo. Deja de darle vueltas. Y sigue adelante. Lo bueno es que ahora, ya sabes algo más que antes.

Este post se titula “somos aciertos y somos errores”. He querido poner este título por lo siguiente. Como he dicho antes, los errores no nos definen. Somos más que todo eso. Pero personalmente, es cierto que si no hubiese cometido ciertos errores, mi vida ahora no sería la misma. Sería en ciertas cosas distinta. Y a mí, me gusta mi vida. Así que también me gustan mis errores. En cierto modo, soy quien soy también gracias a ellos. Entonces supongo que somos aciertos, y somos errores.

 

 

 

Comparte!
2 comentarios
  • Isabel Castells 14 mayo, 2019 at 14:13

    Qué bien expresado Ares!! Qué gusto da leerte, y ahora, después de conocerte, es un lujo mayor. Un besazo

Dejar una Respuesta

Te informo que la información que nos facilitas será tratada por Ares Zamora, responsable de la web, a través de Mailchimp, con el fin de enviarte publicidad relacionada con mis productos y servicios por cualquier medio. Los datos proporcionados se conservarán mientras exista interés por ambas partes. La legitimación se obtiene mediante el consentimiento por tu parte. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en info@areszamorapsico.com.

Te informo que la información que nos facilitas será tratada por Ares Zamora, responsable de la web, con el fin de tratar tus datos para atender tu solicitud. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. La legitimación se obtiene mediante tu consentimiento. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Podrás ejercer tus derechos en info@areszamorapsico.com.